martes, 19 de junio de 2012



Te odio como se odia la melancolía y la soledad
Con la ira de la desesperanza y la tristeza.
Te contemplo en  la mirada lejana del pasado
Te odio y en el camino,  me odio también por tanta ira
Son días turbulentos de tormentas y volcanes
De pasiones desmedidas y   ausencias  infinitas
Siento la impotencia de no hacer lo necesario
La agonía de sentirme pequeña  y prescindible
De ser apenas un guijarro  arrastrado por la inercia
No sé qué furia me domina, por qué tanto dolor
No entiendo este torbellino que me acosa
Ni este vacío cósmico de hielo y  silencio
Que me quema y me congela  y me confunde
¿Por qué hoy y no mañana?
No quiero ser tafetán amortajado,
Ni llanto en el  pasado, ni risa amortiguada,
Vivir en esta constante espera de lirios blancos
Y luces tenues que borran los duros perfiles de mi imagen
Quiero entender qué me falta y dónde estoy
Qué tiene la mañana que me llena de ansiedad
Por qué la tarde languidece entre ataúdes
Te odio porque  vienes  traidora,  a hurtadillas,
Y me robas la esperanza y la pasión,
La alegría, la palabra y el recuerdo
Me dejas sola  contemplando aquellos días
Decrépita vejez de  ocasos trashumantes.




4 comentarios:

Andromeda dijo...

¡Cuánta intensidad!! Bellísimo poema, me has dejado sin aliento.

Julia dijo...

Muchas gracias, Andromeda, no se que decirte.

Hosting dijo...

Te odio cuando el tiempo se va y no me permite leerte. Es un gusto visitarte excelentes letras las que nos compartes.

Alquiler de computadores dijo...

Bellisimo!!