martes, 24 de junio de 2008

Carrusel



En aquella estación de paso
había un diminuto carrusel.
que nunca detenía su camino.
Alguna vez, pensé subir
y cabalgar sendas tristes
en días grises de tardes oscuras.
persiguiendo ideales polvorientos,
y amigos nuevos .
A través de los años
aquel carrusel iluminado
seguía girando al son
de melodías anticuadas
En aquella estación de paso,
un pequeño guardavías
señalaba caminos diferentes
que atravesaban limoneros
y llevaban al olvido
Y gira y gira, todavía
el pequeño carrusel
que conduce hasta la luna.

2 comentarios:

bett/ dijo...

Hola Julia que bonitas palabras...!!!

Robin dijo...

El carrusel de la vida gira indistintamente a izquierda o derecha y los sueños lo galopan, triste o alegres, como fieles escuderos fantasmales.

Me gustó tu poema.

Un saludo.